DOMINGO 13/03/2011

Esta semana las bolsas mundiales han caído:


Los problemas mundiales se acumulan: guerra civil en Libia, inflación en países emergentes y empieza a notarse en los países desarrollados, terremoto en Japón con terribles consecuencias, y todo esto en una frágil recuperación económica. Así que es posible que las bolsas se muevan lateralmente, corrigiendo en el medio plazo.

Me han vuelto a saltar más stop-loss. Mi rentabilidad está en negativo. Esto no me parece grave (por ahora), en la bolsa hay temporadas en las que se pierde (como ésta que estamos viviendo), y otras donde todo va bien y las bolsas suben con fuerza. Pero puedo estar cometiendo errores y no me gusta la fuerza con la que está cayendo mi rentabilidad. Así, como no se debe parar el aprendizaje nunca, he estado investigando mucho este fin de semana y he descubierto algo.

Mi sistema de inversión es un sistema seguidor de tendencia. Para que dé beneficios es necesario que suba con fuerza, en los movimientos laterales mi sistema pierde. Mi sistema lo aplico en determinados activos, de forma automática, no tengo que pensar, cuando se cumplen determinadas condiciones compro. Pero hay en algo en lo que sí he pensado, en los activos donde aplico mi sistema, ¿cómo he venido seleccionando dichos activos?, pues tengo que decir que no he seguido ningún sistema, lo he hecho de forma subjetiva, he elegido aquellos activos (empresas) que consideraba que tenían fuerza y que iban a ir bien. ¡Ahí me refiero con lo de que he pensado!. Un buen sistema debería decirme cuáles son los activos con fuerza, sin tener que elegirlos yo subjetivamente.

Así que he añadido un nuevo indicador a mi sistema, se llama "Fuerza relativa". Dicho indicador compara si un activo va mejor que otro. Busco los sectores que mejor se están comportando en comparación con un índice de referencia, y luego comparo las empresas de los sectores con más fuerza con su índice sectorial. Es decir, la idea es buscar los sectores que mejor se están comportando, y dentro de esos sectores, las empresas que mejor lo están haciendo. Todo consiste en buscar la fuerza de un modo objetivo, dejando la subjetividad a un lado, que es lo que he venido haciendo. Si esto lo hubiera añadido antes, muchas de las operaciones anteriores no las hubiera realizado, y por tanto, no hubiera perdido en ellas. Pero así es el aprendizaje, y esta nueva herramienta la he aprendido estudiando algunos libros en los últimos días. El aprendizaje siempre tiene un precio que se supone que más tarde será amortizado, ahora mismo estoy pagando al mercado por dicho aprendizaje.

Esta semana no compro nada, mi sistema dice que no hay nada. Situación de mi cartera: